About us

Quiénes Somos

Ascaso: alta pastelería.

Pastelería Ascaso nació hace 125 años en Huesca y, desde entonces, su apuesta por la innovación y la investigación de nuevas fórmulas basadas en las recetas tradicionales, le han convertido en un sólido referente de la gastronomía más dulce de España.

La historia de Pastelería Ascaso es la historia de una familia luchadora, apasionada por el dulce y muy exigente con su trabajo. Todo comenzó en 1890, cuando Manuel Ascaso Laliena fundó una panadería en Huesca. Su hijo, Vicente Ascaso Ciria, trabajó en el negocio familiar hasta que en 1929 montó su propia empresa, cuya base siguió siendo el pan, pero en el que ya incluyó recetas elementales de “bollería fina”. Tras la Guerra Civil decidió decantarse exclusivamente por la pastelería y contrató a profesionales de distintos lugares, empezó a utilizar la nata (toda una novedad entonces), instaló mostrador frigorífico en la tienda e incluyó fórmulas y productos originales. A mediados de siglo llegó Antonio Oliván Biota, uno de los puntales de Ascaso durante 50 años: empezó como aprendiz cuando tenía 13 años y acabó convirtiéndose en “sabio pastelero” gracias a su tesón, curiosidad y dedicación.

En 1960, tras la muerte de Vicente Ascaso Ciria, su hijo, Vicente Ascaso Martínez, le sucedió y, con la indispensable colaboración de su esposa, Lourdes Sarvisé, la pastelería familiar recibió entonces el espaldarazo definitivo: se trasladó al lugar que ocupa hoy, se amplió el equipo y se modernizaron las instalaciones. En la década de los 70 fueron constantes los viajes, ferias, cursos y contactos con otras escuelas y maestros pasteleros. Fue entonces cuando Ascaso se convirtió en un referente de pastelería y estilo, gracias principalmente al Pastel Ruso, un dulce de inspiración francesa cuya receta original sigue siendo un secreto propio del obrador de Ascaso.

Hoy, Ascaso continúa creciendo, con la cuarta generación familiar al frente. En el último año, se ha abierto un establecimiento en el centro de Madrid y se ha trasladado la producción a un nuevo obrador, de 1.680 metros cuadrados (dos plantas). Ubicado en la Plataforma Logística de Huesca, cuenta con los más importantes avances del sector para optimizar la producción artesana que caracteriza a sus creaciones.

.

Para los golosos como yo es una perdición completa. Sin discusión, el pastel ruso se trata de uno de los dulces más finos de la pastelería europea.

José Carlos Capel

Si les priva el pastel ruso, no dejen de probar éste, ¡por Dios!

David de Jorge

Repostería con la que perder la cabeza, el ruso está entre los 10 dulces que hay que probar antes de morir

Elle/strong>

El pastel ruso es perfecto para desmarcarte y sorprender a tus invitados

Harper´s Bazaar

Entre los doce templos imprescindibles para los golosos de Madrid

Telva

El pastel ruso es una auténtica obra maestra

The Luxonomist