Atrás

Corona Catalina de Aragón

AGOTADA

Dulce de mazapán con agua de rosas en cuyo interior se esconde tierna yema azafranada y compota de pera con jengibre. Va horneada y decorada con pétalos de rosa natural caramelizados.

Más detalles

Más detalles
 

Más

Como toda la producción de Pastelería Ascaso, la Corona Catalina de Aragón es 100% natural, elaborada con materias primas excepcionales como la almendra marcona española S/16, el mejor azafrán DO, agua de rosas de Bulgaria, puré de pera natural…

Este postre, una joya de la pastelería, se presenta en preciosas piezas de 500 gramos y en unas latas redondas metálicas que reproducen el cuadro del Museo Thyssen, gracias a la colaboración establecida entre él y pastelería Ascaso.

Su forma de corona es un homenaje a la Infanta Catalina de Aragón, luego reina de Inglaterra, primera esposa de Enrique VIII e hija de los Reyes Católicos. El retrato de la joven princesa, obra de Juan de Flandes (1496), que se halla en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid, inspiró a Pastelería Ascaso para confeccionar este gran postre. Cuando el Museo propuso a veinticinco grandes chefs y pasteleros de toda España hacer una elaboración culinaria inspirándose en la obra que cada uno eligiera de la colección, el equipo de Ascaso escogió decididamente

Retrato de una Infanta. Catalina de Aragón.  La serenidad y fuerza que transmite les impactó desde el primer momento y les trasladó desde el obrador a la época renacentista, buscando un dulce que hubiera podido degustarse en aquel tiempo.

Tras documentarse en obras culinarias como el libro de cocina de Ruperto de Nola, se creó una corona donde las rosas, como la que lleva Catalina en su mano, son protagonistas. El resto de ingredientes eran también muy valorados por los comensales de entonces: especias como el azafrán que aromatiza una tierna yema, jengibre que contrasta con la compota de dulces peras. Se termina horneando la pieza tras decorarla con manga con una yema pastelera con almendra y decorarla con pétalos de rosas naturales caramelizados.

Puede tomarse en cualquier momento cortando finas láminas, a temperatura ambiente y acompañarse de un té o café y también de un champagne, un vinoadecuado o un magnífico armagnac por poner ejemplos.